EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

sábado, 26 de marzo de 2016

MARINA DE CARO


La escuela del OCIO, 2014,  La Plata

Le dedico al arte todos mis pensamientos, es una forma de vida. Dibujar, hacer escultura, pensar, leer un libro, mirar, escuchar noticias, participar de propuestas colectivas, manifestaciones públicas, descansar, etc. Todo es parte del trabajo, nada queda afuera. 
Mi taller está en el centro de mi casa.
Los materiales y lenguajes pueden ir variando .
La investigación comienza cuando el trabajo está terminado dando pie a un futuro proyecto. Trato de construir su genealogía  de la obra como si me  estudiara con distancia. En general trato de tener claro todo lo que no me gusta, lo que quiero trato de dejarlo abierto para aprender.

Papa rosa, vestible y performance, versión 2015, Museo de Arte Moderno de Buenos Aires

Me cruzan la arquitectura, la moda, algunos libros y mucho más. No siempre trabajo de la misma manera, pero la verdad es que aunque me crea que esté cambiando lo que finalmente hago es agregar una nueva capa de sentido al trabajo ya realizado.
La técnica la construyo con la obra. Me pierdo en la metáfora, todo para mi es una manera de hablar de cómo hacer para estar en este mundo, soy 100% fetichista.

Ofelia, 2014, hilado acrílico.

El cuerpo, su comportamiento y el espacio son algunas claves para mi trabajo. Me formé en una casa de arquitectos, muchos años de danza y una carrera en Historia del Arte en la Universidad de Buenos Aires.
Recomiendo: El Arte de la Performance, Editorial de Arte Gaglianone, 1986

Marina Laura De Caro

Se puede caminar contra el viento, dibujo 230 X 150, 2013


Artista visual y Licenciada en Historia del Arte (UBA, Universidad de Buenos Aires). Nací el 18 de Febrero de 1961 en Mar del Plata, pero viví siempre en Buenos Aires, ciudad donde desarrollo mis proyectos y tengo mi taller. Coordiné en Buenos Aires el Proyecto Trama, programa internacional de cooperación y confrontación entre artistas 2001/05, los encuentros de Video Bastardo y el Club de Herramientas Disponibles para artistas. Desde el año 2000, dirijo un taller para artistas. Desarrollé el Proyecto Pedagógico “Artistas en Disponibilidad. La educación como un espacio para el desarrollo de Micrópolis experimentales” para la 7ma Bienal do Mercosul: Grito e Escuta, Brasil y el proyecto educativo “El laberinto de los sentidos para el Museo de Arte Moderno de Buenos Aires.
Realicé exposiciones individuales y colectivas, performances y proyectos  de gestión independiente para la comunidad artística .
Trabajo para poder perder la gravedad de la ley que es la que nos impide salir volando

marinadecarp@gmail.com

www.cargocollective.com/marinadecaro
http://marina-decaro.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario