EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

domingo, 3 de abril de 2016

CARLOS GARRO AGUILAR



La poesía se hace presente en nuestras vidas porque ella toma los cuerpos de aquellos y de aquellas que naturalmente heredan o reciben, en gracia, el don de la palabra, creo que hay niveles de calidad en la producción poética, como existen niveles y jerarquías en cualquier profesión y en el ámbito moral. De todos modos todo es relativo.
El acto de poetizar es develar. Miramos la realidad presente, decantamos las visiones y los sentimientos, y al final, si sabemos descorrer los velos, aguarda desnudo el poema.
No creo en el espíritu ni en el alma, sólo en el cuerpo. Y estoy convencido de que el pensamiento, la sensibilidad estética y el mundo afectivo, son decantaciones sutiles de la energía corporal.
No creo en otra vida, la única que hay es esta, por eso debemos ser sensibles y solidarios con nuestros semejantes y tratar de llegar a la máxima altura de nosotros mismos, desterrando miserias, para alcanzar, al menos en parte, aquello para lo que la naturaleza nos ha dotado.
Mi poesía se nutre de las vivencias cotidianas, como a todos, de los recuerdos, de las lecturas, de fugaces visiones recogidas en la calle, y por supuesto de ese universo infinito e inagotable de la imaginación. Paracelso decía que la imaginación: "engendra un nuevo astro y un nuevo cielo".
Amo la naturaleza, los árboles, la hierba, la maravilla de las estaciones, amo los animales (soy un gatófilo empedernido) y creo en el amor entre la gente, la solidaridad. Mis amigos y mi familia son mi tesoro personal.
Busco la belleza y trato de que impregne mis palabras.
Trabajo los poemas, corrigiendo muchas veces, sintetizando. El poema es una fotografía verbal y muchas veces se escapan poemas que aguardan detrás de los sucesos cotidianos esperando ser develados.
Admiro a Olga Orozco, Alejandra Pizarnik, Roberto Juarroz, Alejandro Nicotra, Aldo Pellegrini y Raúl Gustavo Aguirre, entre otros poetas nuestros y del mundo, como Paul Eluard, Octavio Paz, Pavese, muchos españoles e italianos.
Obviamente el mundo onírico es muy importante para mí, creo y vivo de lo que dejan los sueños. Mis pinturas se nutren de ese universo -pinto en mis ratos libres- y fundamentalmente creo en la tierra, en la Pachamama de nuestra América, y siento que ella nos acuna y protege, aunque los hombres la traten tan mal.
Recomiendo sobre el cuerpo las reflexiones de Nietzsche, Deleuze, Freud y Lacan y desde la Antropología, las recopilaciones de Silvia Citro.
La música es fundamental en mi vida. Amo el folklore, el tango y todo el repertorio de la música de la Latinoamérica. La música y la poesía son dos hermanas profundamente unidas. Donde una termina empieza la otra.
       

Poemas del libro "Octubre interior", Narvaja Editor, Córdoba, 2014


PRIMAVERA

Corolas
de árboles
hierbas
remansos
arenas
peces
torbellinos.

Inocencias
para circunscribir
 -bajo la fábula de Octubre-
tu clara desnudez
diluyéndose
en la otra, límpida,
del agua.


DESNUDEZ

Tienes en la mano
una hoja
una flor
una piedra pequeña.

Sonríes
 -absorta.
 cautivada.

El día abre sus alas.
La tierra se desnuda.
             
Eres solamente
una piedra
una flor
una hoja caída.


ANTIQUA

Soy una membrana.

Por el río del tiempo,
a través de mi sangre,
este tumulto
este azoro
este límpido cántaro
donde estalla
el metal antiguo
de tu voz.
       
                       

Carlos Garro Aguilar,



Soy Licenciado en Filosofía y curso actualmente una maestría en antropología. Me conocen como Piro. Trabajo desde hace 8 años junto a Hernán Jaeggi en el ciclo de poetas con la gente de Cosquín. Este evento se celebra en el marco del Festival de Folklore. Lo dirige Hugo Fr. Rivella y allí llegan poetas de todas las latitudes.



No hay comentarios:

Publicar un comentario