EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

lunes, 25 de abril de 2016

SANTIAGO ESPEL



En mi libro “Notas sobre poesía” intenté preguntarme y contestarme con la mayor precisión posible estas cuestiones. El hilo conductor de esas indagaciones es el misterio, y también la intuición. Si pienso en un libro, en su estructura, el procedimiento es más racional, y se organiza a partir de ciertos estímulos del pensamiento y del gusto personal, es decir tratar de escribir aquello que me gustaría leer, esto es, la preexistencia del texto. En cambio en los poemas, en cada poema, el proceso de escritura está más oculto, y sus derivaciones dependen de motivaciones que responden a lo intuitivo, y a las pulsaciones del cuerpo. Eso que llamamos “inspiración” es un flujo activo de nuestras sensaciones que tiene que ver con la necesidad irrenunciable y fatal de sentarse a escribir un texto. En todo proceso creativo hay, a mi entender, un lugar que corresponde al desconocimiento de lo que estamos haciendo, por eso escribir es y será siempre descubrir, correr un velo. Tener la posibilidad de una efímera sensación de felicidad que nos da esa revelación intentada.
En cuanto a autores o referencias que pueda aportar, pienso por ejemplo en la inmovilidad y la resta de Beckett en su escritura, su silencio activo y ordenador de un universo que se adivina como la imposibilidad de ir más allá del balbuceo, que ya estaba en Kafka. Pienso también irremediablemente en Artaud y su cuerpo como catalizador de un mundo expresivo potenciado en el dolor y la exaltación. Y aunque más visibles, y cercanos, tenemos a Viel Temperley y a Pizarnik, entre muchos otros, porque al escribir…¿quién no pone, no expone el cuerpo como reflejo de su esencia más totalizadora?


Poemas inéditos


Morte in Venezia

Lleno de moscato
pasado de lluvia
en una pizzería céntrica
leo unos poemas de Pound
y pienso
en su encierro prolongado
en una jaula al sol
-atracción zoológica-
y en el único e imperdonable
delito: el berrido lúcido
o la provocativa estupidez.



Mercadolibre

Centauros y unicornios 
ya no sorprenden.
La inmensa mayoría 
se inclina por los autos 
             último modelo.



Pasaporte

Raro que para llegar al cielo
haya que meterse por un agujero en la tierra.



Mitologías

El cíclope de la noche
que realiza su hipnosis
hacia el centro
y que en su retirada
          perfuma y mata:
                      el espiral.



Uisge beatha

Lavan el lenguaje en el río
las lavanderas regordetas de Joyce.

Apenas enjuagues de sentido:
cristales de espuma contaminantes.



La merienda real

He convivido con el absurdo.
Me juzgó el panóptico.
Practiqué el mimetismo.
Rechacé las propinas.
No di ni pedí nada a nadie.
No fui domesticado.
Aún adentro, me mantuve afuera.

Tiempo de darle la banana al mono.


Reinterpretación de los sueños

Una mosca de oro
anda en mis sueños.
Noche tras noche.
Mueve las alas
y frota sus patitas.
Hace cosas de
mosca verdadera.
Se sube a las
naranjas
aterriza en el pan
choca contra el vidrio.
Si no fuera por el oro
si no estuviera
en mis sueños,
sería una mosca más.
Pero esa alquimia
es mi vergonzosa
polución nocturna.



Hemisferios

En vida fue casi mudo.
Muerto y abierto
el cráneo
encontraron una nuez.
Y abierta la nuez
al medio
encontraron un poema.


Latigazno

La tecnología
es el latín
del siglo XXI.

Cambio de piel

En algún monte, entre las piedras, la serpiente está cambiando su piel.
En todos los palacios londinenses, a la misma hora, está cambiando la guardia.
Mientras pedalea en su bicicleta, sin saberlo, mi hijo está cambiando de voz.


Maizal


Noche cerrada en el maizal.
Muy lejos se escuchan
los camiones en la ruta.
Estoy solo y sin linterna.
Lo único que brilla
son los ojos del espantapájaros.



El trompo

¿En qué momento
se nos mete
el domingo en el ánimo,
como la luz o el agua
por debajo de las puertas?


Finanzas

Hay una usura más humillante
que la del dinero: la del amor.


La corona de espinas

No escribiré nunca un poema
sobre la locura, a pesar de haber
leído los dos tomos de Foucault.
Hay tantos poemas sobre la locura
que los locos se ven desalentados
hartos de poemas sobre la locura.
No escribiré ni un verso sobre la locura
a pesar de Roussel, de Poe y de Fijman,
a pesar de la necesidad imperiosa
de los versos y del pan y de la locura.
A pesar de no haberlos escrito aún
no escribiré sobre la locura nunca más
ya no habrá poemas sobre la locura,
a pesar del vino bueno y los días de sol.



Sabiduría ancestral

Los indios caminaban hacia atrás
para indicar a sus seguidores
la dirección contraria.

Los críticos parecen sobrevivir
merced al mismo recurso.


La balanza

Luego de 35 años
de inversiones en la poesía
me declaro en bancarrota:
apenas 37 lectores
que decido preservar
so pena de ser imputados
bajo delito
de acérrima lealtad
o de beneficencia crónica.


Santiago Espel


Nací en Buenos Aires en 1960, publiqué nueve libros de poemas y una novela. Soy editor del sello de poesía, narrativa y ensayo, La Carta de Oliver. Quien quiera conocerme, debe ir a mi poesía. Lo demás, lo cotidiano, las señas particulares, los síntomas; son la cáscara inevitable que nos abisma en el día a día. 


2 comentarios:

  1. cristina briante7 de mayo de 2016, 13:09

    aquí la objetividad se va al diablo...Felicitaciones!!!, Cariños. Cristina Briante

    ResponderEliminar
  2. Santiago, un gran amigo de etapas de vida; con dos vasos ásperos de tinto el conocimiento y la sonrisa aparecieron porque sí; con cuatro vasos también oxidados de color oscuro, la profundización y los gestos laberínticos de ideas concluyeron en certezas sobre el papel; con ocho vasos llenos de aquel borgoña las risas adornaron todos aquellos pensamientos. Hoy nos tenemos que cuidar, el corcho que nos protege ya está embebido de esa uva que nos dio vida en este cementerio de llanura light.

    ResponderEliminar