EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

viernes, 22 de abril de 2016

SANTIAGO ROBLES




Aunque a veces mi ejercicio artístico sólo consiste en realizar tareas aparentemente sencillas como escribir correos o caminar y observar el entorno, todos los días trabajo por lo menos en alguno de mis proyectos, pues, por lo general, desarrollo varios de manera simultánea. Así, de forma regular, mi práctica sucede en distintos soportes y dependiendo del tipo de proyecto, prefiero trabajar con luz de día o con luz artificial, solo o acompañado, en un mismo lugar o en movimiento, en un entorno privado o en el espacio público. Es común que mis iniciativas incluyan varias de estas modalidades en distintos momentos de su desarrollo.

Siempre hay una idea inicial, aunque por lo general, ésta se construye y se enriquece con el tiempo; a veces cambia contundentemente, pero tiene como base siempre a la original. Busco que durante el desarrollo de los proyectos se vayan generando las pautas para vislumbrar el modo en el que voy o vamos a proseguir (suelo hacerlo en compañía de personas propias y ajenas al arte), y es aquí donde entra en juego la intuición. Mis intereses son amplios y procuro mantenerme atento a diversas manifestaciones, pues nunca sé cuándo ni dónde pueden surgir las ideas. Si bien exploro el trabajo de otros artistas en un intento por no repetir de manera explícita lo que ya se ha hecho, mi interés estético proviene de mi propia experiencia frente a la realidad.

Trabajo a profundidad cada proyecto, de modo que lo reviso y configuro constantemente hasta que planteo distintas versiones y desenlaces. La presentación final, en una exhibición por ejemplo, es equivalente a la punta de un iceberg que tiene como sustento un cuerpo profuso de investigación que no siempre es visible al público. Así surge y se continúa un archivo transdiciplinario dentro de mi estudio al que vuelvo frecuentemente. Además de que desconfío de que algún tema, cual sea, pueda agotarse por más que se indague en él.

No tengo un método único de trabajo.

Mi maestro de dibujo en Nueva York decía: “If it feels right, then it’s right”.  Desde entonces procuro estar atento a esta situación. Y no me refiero con esto a estar cómodo o realizar piezas agradables, pues ciertas obras han implicado un gran esfuerzo físico y algunos resultados me han confrontado fuertemente, sino a buscar ser honesto conmigo mismo, a no operar bajo ciertos procedimientos o preceptos por el simple hecho de que sean tendencia o porque las piezas, una vez determinadas formal y conceptualmente, puedan ser condescendientes a la vista y al pensamiento.

Proust tenía la idea de que su mente trabajaba mejor si no comía, mientras que Hemingway descubrió, a principios del siglo XX, que el hambre afilaba su mirada y capacidad de discernimiento. Entonces ambos, cada uno en su particular modo, se esforzaban por escribir, por crear bajo estas críticas condiciones, pese a que tales rutinas quizás fueron una de las razones por las cuales su salud física y emocional estuvo ocasionalmente deteriorada.
El año pasado comprendí, a través de la enfermedad, que mi cuerpo tiene un límite; ahora ya no me gusta trabajar de madrugada y me obligo a tomar descansos que resultan ser momentos propicios para replantearme aspectos relacionados con la creación.


*En Seis comidas compartidas, iniciativa de Santiago Robles, un grupo de artistas, trabajadoras sexuales y jóvenes en situación de calle, organizaron una serie de reuniones para preparar alimentos y compartirlos a modo de picnic en la Plaza de la Alhóndiga, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. El entorno urbano se concibió como un lugar de exploración, descubrimiento y restitución de la función social de una plaza pública bajo la premisa: “Todos cocinamos, todos comemos”. 

De la serie Seis comidas compartidas, 2015

Grafito sobre papel Guarro Súper Alfa

37.5 x 38.5 cm
Bendito fuego que todo lo purifica. 03-05-15 / 14:13 h


Así no se hace, güera. 12-04-15 / 15:47 h


A mí sólo ofrézcanme cuando cocinen “piedra”.
 03-04-15 / 15:03 h 


Picnic. 27-03-15 / 16:00 h




Santiago Robles (ciudad de México, 1984). Estudié Diseño y Comunicación Visual en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, en la Art Students League de Nueva York y en las Clínicas para la Especialización en Arte Contemporáneo en Oaxaca, UABJO-Centro Cultural La Curtiduría. He recibido diversos reconocimientos como el primer lugar en el diseño de la imagen del 5o Festival Internacional de Cine Contemporáneo de la Ciudad de México, FICCO-Cinemex (2008); el primer lugar en el I Catálogo Iberoamericano de Ilustración de la Fundación SM (2010); así como el premio único en la categoría de libro de artista en la Primera Bienal Universitaria de Arte y Diseño de la UNAM (2014), por el libro Semilla de sol. Mi trabajo ha sido expuesto en distintos países; en junio de 2015 presenté la exposición individual Migración, dividida en dos sedes en la Ciudad de México, y en julio, el proyecto Seis comidas compartidas, en el Ex Teresa Arte Actual; en noviembre, curé la exposición Yo deseaba jugar con fuego, presentada en el Polyforum Siqueiros. Soy fundador de Malpaís Ediciones. Actualmente, curso un Posgrado en Artes Visuales y soy becario del programa Jóvenes Creadores 2016 del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes. Y estoy por inaugurar una exposición en el Polyforum Siqueiros de la Ciudad de México.

www.santiagorobles.info  











No hay comentarios:

Publicar un comentario