EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

viernes, 13 de mayo de 2016

FERNANDO NOY


Foto de Noy - gentileza de Revista Ñ


No hay nada más parecido a un trance que mi procedimiento de escritura; justamente, en el infinito viaje que es vivir o ir muriendo, y también eternizando esas palabras que me poseen y las que, desde niño, cuando vivía en el sur de Argentina, escribía sobre la nieve, desesperado para que mis padres y amigos las leyeran antes de que el sol se las bebiera, como comentaba riendo mi abuela irlandesa para calmarme. 
A las rimas primeras ya les decía "poesía con ruiditos" y desde siempre sigo esa especie de única condición que es recibir  y transmitir. 
Por supuesto que después corrijo, y en eso soy terrible. Pero Amelia Biagioni un día me contó que le ocurría lo mismo; en cada reedición, sacaba o ponía una coma u otra palabra; porque según ella, corregir también era un modo de purificar al mundo.
Tal vez sólo cuando desconozco mi autoría, el ego difuminado por completo en esta posesión, recién el poema colma mi salvaje expectativa. Entonces lo entrego a la edición o permito publicar.
Hace poco el editor Luis Cruz de Chile me pidió que seleccionara una antología de treinta poemas y le comenté: "¿Esos que tal vez para siempre serán leídos?". Él, asombrado, me respondió: "Sí, y ese será el título: Tal vez para siempre". 

Yo jamás me senté a escribir ningún poema. Cuando aparecen, ahí sí puedo usar cualquier soporte; o una piedra, o un regazo, o una mesa de bar, o el subte a la hora pico. Mi cuerpo está ajeno, pero al mismo tiempo, logra sentirse en el corazón de las palabras hasta ahora nunca reveladas, al menos para ese yo que sería un mí ajeno como dijera antes. 
La poesía es siempre revelación nunca antes dicha, sobre todo para quien la ejecuta. Una música ajena al pentagrama y quizás también al propio lenguaje. Va más allá o acá o adentro o abajo o arriba, que cualquier brújula previsible. Es pura perdición que al mismo tiempo canta por haber encontrado su camino. 

La poesía además no sólo está en los libros.Como los chamanes, cuando hacen que un simple huevo de gallina frotado sobre tu cuerpo diga ciertos secretos bellos o malsanos; o los derviches danzando contra el tiempo, quizás para encantarlo; como los niños que salen en bandada después de la escuela, o las hojas de otoño llenando de oro las veredas; la poesía está incrustada en todo lo que el arte quiere manifestar como verdaderamente tal. 
Sin poesía, ninguna musa, ni sagrada, ni mistonga, ni punk, ni lo que fuera; tendría latiendo un corazón.

Fermando y Alejandra Pizarnik


Las poetas que marcaron mi vida fueron muy supremas. Además, tuve la fortuna de conocerlas y vivirlas; como Puc, en Sueños de Una Noche de Verano
Desde Alejandra Pizarnik, Amelia Biagioni, Olga Orozco, Marosa di Giorgio  o Adelia Prado, que descubrí en mi auto-exilio brasilero y a quien llamaba todas las semanas a Minas Gerais desde Bahia para hablar de todo o cualquier cosa. Y otros tantos poetas convividos imposibles de enumerar. 
Sigo descubriendo portadores de esa llama que, como verdadero milagro, jamás se extinguirá en este mundo.
El placer del verdadero poema es infinito, atemporal, ajeno a la cuestión cotidiana...todo poema es parte de un mismo resplandor. Milosz afirma que el poder de nombrar nos viene de los desconocidos arquetipos que están situados mas allá de la conciencia solar. 
Todo mi cuerpo entra en comunidad con el fugaz, aunque perpetuo, juego poético; más que nada su sombra, mutante caleidoscopio desgarrado palabra tras palabra.Y la misión será siempre delatarlo, desde cualquier soporte, sobre todo desde los libros, por supuesto.


I


NUNCA


JAMÁS
             LAS HOJAS DE OTOÑO
                                         ENSUCIAN EL CAMINO

AL CONTRARIO
           LO  ENJOYAN
                        YA  EMBRIAGADO DE BARRO

TODO
        ESTARÁ MUERTO ALGUNA VEZ
MENOS
          ESTA IMAGEN
                                    QUE
                                         TE TOCA.



II


BIOGRAFÍA DE LO AJENO


A CADA INSTANTE EL MODO DE VIVIRLO
CUENTA LO QUE SE HUNDE EN LA HOJARASCA
REGISTRA EL CALOR INMEDIATO DE OTRO CUERPO
BUSCA LA LLAVE Y AL HUNDIRLA POR LOS POROS
PULVERIZA SU RAÍZ PARA DESCENDER POR ELLA
ORNADO DE PAYASO ENTRE LAS CARAS REPETIDAS
ES CUANDO EL PRODIGIO DE SOMBRA LUMINOSA
SE ADELANTA Y AVANZA COMO UNA ANUNCIACIÓN
DE LOS QUE INSISTEN EN SUSTRAER A LA PIEDRA SU CARICIA
MIENTRAS
EL RESPONSO CANTADO EN VOZ EXAGERADAMENTE ALTA      
NOS DESPABILA DE LAS  TUMBAS.
   

III

PLIEGO ORIGAMI


Y DESDE SIEMPRE
CUANDO EL FRÍO CORROE LOS TOBILLOS
OIGO UNA FEROZ CARCAJADA
DESPARRAMANDO EL ROSTRO SECRETO DE LAS COSAS

YA MUY LEJOS SE HA IDO
LA TAN CURIOSA AUTÓMATA
CONDENADA A SU SUERTE
DE PAPEL DE ARMAR

SIN EMBARGO
ÉSTO QUE AHORA CALLO
NO ES MÁS QUE EL BALBUCEO DE SU CORAZÓN
ATRAVESADO PARA SIEMPRE
EN LA TRAMPA DE MI BOCA.



IV

VENDAVAL

OIGO AL VIENTO PERDIDO EN EL TIEMPO
ADÓNDE IRÁ CON SU RISA MUY LEJOS
SI PUDIERA TRANSFORMARME  EN AIRE
Y SEGUIRLO EN SUS PULCROS CORTEJOS
VEO AL VIENTO
ÉL
QUE A TODA HORA
CON ANTIGUO GEMIDO SE ACERCA
A LA NOCHE
CUANDO YA EL CANSANCIO
BORRA PERLAS QUE CAEN DE MI FRENTE
AH ESAS JOYAS DE SUDOR ARDIENTE
QUE ARREBATA CON FRESCO EGOÍSMO
VEO AL VIENTO ESCONDERLAS EN COFRES
Y ARROJARLAS POR TU PIEL DE ABISMO

SERÁ EL VIENTO
¿O TAL VEZ
YO MISMO?



LA ORQUESTA INVISIBLE


MI MADRE
       LA LLUVIA
            HA  MUERTO
O DEBERÍA DECIR SIMPLEMENTE
                                              QUE CESÓ DE LLOVER
MI PADRE
                EL BOSQUE
                            AGONIZA
O MEJOR ESCRIBIR
       QUE HA LLEGADO OTRO OTOÑO

TU AMOR EN LA NIEBLA
       SE VISTE DE ORO Y LLAMA
O MEJOR SERÍA  CALLAR
     QUE HA LLEGADO LA LUZ
LA LUZ
      SIEMPRE DESNUDA

              EN LO QUE ENGARZA.



Fernando Noy

Tengo más de quince pero menos de cien años. Nací varias veces, en Río Negro, Brasil, París, Buenos Aires, Bizancio, Jerusalem, Cartago, Egipto; siempre como poeta.
En Argentina, he publicado una serie de libros, el último de ellos "Piedra en Flor". Estoy culminando uno que aún no tiene nombre. He sido traducido al inglés, francés y portugués. Continúo escribiendo también, narrativa, teatro y periodismo; pero mi raíz siempre proviene de una poética imposible de soslayar y que, a veces, leo en encuentros literarios. El último, convidado por el poeta Osvaldo Bossi, fue "El Rayo verde".
A fines de junio próximo, participaré del "Encuentro Nacional de Poesía" en el Centro Cultural de la Cooperación, Floreal Gorini de la Ciudad de Buenos Aires.

2 comentarios:

  1. Hermosotremendo- Fernando Noy- preciosa la nota, inmensos los poemas. La tarde se ha iluminado por completo.

    Tana Pasquini-

    ResponderEliminar
  2. Impecable Fer, impecable, te abrazo Gus...

    ResponderEliminar