EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

sábado, 21 de mayo de 2016

GERMÁN ARENS


Soy bastante haragán para intentar dilucidar el porqué de la mayoría de las cosas, también son contadas las ocasiones en que quise resolver algún dilema;  llevo conmigo una claridad que me orienta, ella permite que crea y descrea de todo con una liviandad que no me interesa superar.
Relacionado al hábito de escribir, puedo decir que se generó en mí a partir de la lectura de biografías. Nunca quise emular a las palabras sino a la vida y, entre tantas, las de algunos escritores me parecían muy atractivas. Durante años escribí una novela que nunca terminé. Siempre me costó permanecer sentado; sin embargo, cada vez que tenía  la posibilidad de contarle a alguien que yo escribía, lo hacía sin reparos. Un día me sentí nostálgico, pensé que pasaría pero no pasó; fue entonces que decidí recuperar algo de mi infancia y lo hice en forma de libro. De ahí en más, dado de alta por mi mente, sólo escribo cuando estoy aburrido. Es como ir de vacaciones.



Poemas


EN CUANTO A FORMA...

color, dimensión y perspectiva 

pudo haber sido una alteración visual.

Aunque estoy casi seguro 

que ese resplandor del que hablo 

estaba vivo.




EN ESAS CUEVAS DUERMEN LOS PUMAS...

En el pueblo todos lo saben. ¿Y por 

qué no vienen y los matan? le pregunté 

a mi abuelo. Porque son buenos y no 

se comen a los terneros, respondió. 

También me dijo que eran muy grandes, 

no tanto como leones; que sus cabezas, 

no así los ojos, eran pequeñas en relación 

al cuerpo. Años después, una noche de 

invierno, viajaba en colectivo de Río Colorado 

a Bahía Blanca. Iba casi dormido cuando 

dos luces del tamaño de leds brillaron 

en la ruta y pensé en luces malas. 

Después, por la ventanilla, vi perderse 

entre las jarillas al primer puma de mi vida. 

Y es en este lugar de la barda donde duermen…

Y aunque nunca nadie haya visto ninguno

siguen viniendo padres, madres, tíos y abuelos 

a contarles a sus chicos que en esas cuevas, 

de noche, duermen los pumas.





JÚPITER ES EXTRAORDINARIO...

en el más profundo significado de la palabra.

Júpiter, el mayor de los planetas en nuestro sistema solar,

el de superficie indefinida y una gran mancha roja, 

el de más de sesenta lunas; tres de ellas con vida: 

Ganìmedes,  Europa y Calisto.






JOSÉ LUIS NACIÓ EN VALCHETA...

Entró a la escuela de un día para el otro, con 

timidez, como casi todos los chicos que entran 

a un lugar donde no conocen a nadie. En los recreos 

se quedaba apoyado al costado izquierdo de la dirección,

pasábamos nosotros y él miraba el suelo. Una tarde, 

quieta, como todas las tardes del pueblo; fuimos a 

la laguna a cazar patos, patos vivos, patitos. A poco de 

llegar, afuera de una casa lo vimos a José. Al rato 

ideábamos una balsa con techo de juncos

De él aprendí que el arroyo Valcheta 

es el único lugar en el mundo donde nace la mojarra desnuda; 

también que Valcheta quiere decir arroyo que se colma y 

que en los mapas antiguos aparece con B




UN GLÓBULO FLOTANDO ENTRE LAS ESTRELLAS...

Una célula desde atrás de un microscopio  

y, en su centro, así como en un útero, 

una enana blanca que se muere como en 

cuatro mil millones de años morirá nuestro sol.



Germán Arens



Nací en Bahía Blanca el 8 de abril de 1967. Fui vendedor de harina de hueso. Trabajé como fotógrafo social desde el año 1995 al 2005. Desde el 2001 formo parte de La Puñalada (tangos reos y milongas a tres guitarras y cantor). Libros publicados: En una nave comandada por Enrique unos pocos hombres abandonamos la Tierra (Vox - 2011) y (Cinosargo - 2013 - Chile). "Siempre creí que los zombis eran los protagonistas de un subgénero del cine de terror clase B" (Vox - 2013), “Cinco pájaros de un tiro” (Neutrinos - 2013), “Sin más compañía que una linterna” (Borde Perdido - 2014), “Agitando el insecticida” (Subpoesía - 2015), “Cagliero” ( El Ojo de Mármol - 2015), “Desiderio” (Club Hem 2015).






































































No hay comentarios:

Publicar un comentario