EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

sábado, 7 de mayo de 2016

SANDRA PASQUINI




En cuanto a la construcción de la escritura, ocurre que cuando estoy en estado de poesía, que bien podría decirse es “siempre”, todo sucede bajo ese influjo particular, esa expansión de los sentidos no premeditada, una forma de reflujo constante, como un atractor, un vórtice más o menos secreto y omnívoro por donde lo permeable es un estado del ser y allí voces y oídos, ojos y miradas, manos y tacto e incluso el silencio se expanden, se multiplican y se abalanzan sobre el poema para darle el cuerpo, para ofrendarse,  para ser la pila bautismal y el lugar del sacrificio. Entonces, un sonido en la radio al pasar, el verso de un poeta desconocido, un acorde, cualquier melodía, un gesto en un rostro nunca antes visto, un aguacero en plena calle, el golpe del viento quebrándose contra los cristales de la casa, la escena menos pensada de alguna película, ese modo de obsequiosa polifonía, todo alrededor, todo eso es materia de poema. 
Sin duda, una de las “bandas de sonido” favoritas de mi poesía es el cine, pero también lo es todo lo que existe porque de todo ello me viene la poesía, con su respiración constante, un hálito, un jadeo del cual no puedo ni quiero excusarme.

No concibo la manera no corporal de escribir pero por sobre todo lo demás no deseo escribir poesía que no sea de un modo “entrañable” (de entraña) donde hurgar la víscera sea la condición fundamental, como en una evisceración de la imagen y luego el escalpelo , la precisión de cirujano, las herramientas de pulimento, sean el exacto punto de lo innegociable.
Una escritura neural en la cual todo el sistema nervioso funciona como un mecanismo de relojería. Una escritura medular y sanguínea que en cada movimiento se desplaza a través  de todos los intersticios del cuerpo y los conecta o los hace estallar. Una escritura que es a la vez el humor vítreo fundamental sin el cual no hay mirada posible y la forma pierde definición, se borronea, desaparece.
Cuando escribo relatos el cuerpo se sitúa cómodamente como espectador ante una pantalla imaginaria que proyecta ficción y en ocasiones y de a ratos ese espectador cruza el espacio, lo abandona y atraviesa la pantalla para ser -hueso de personaje- en ese trasvasamiento está la esencia del relato.
Pero cuando escribo poesía soy yo y soy también el otro y a la vez soy la desambiguación de ese núcleo. Necesariamente tengo que escribir con la entraña entre las manos, como en una vivisección del cuerpo-lenguaje, del cuerpo-bomba, a punto siempre de volar en pedazos por el aire. Escribo siempre sabiendo que la escritura es lo ineludible en mí, lo que voy a hacer de cualquier modo y de todas las maneras desde la víscera para la víscera.

Si de cuerpo se trata en el poema, me gustaría mencionar dos libros, “Mar de Mármara” de Maria Melek Vivanco a quien me unió un cariño muy especial y el libro “Roma” de Lidia Rocha. No voy a citar ningún poema en particular porque sería negarle justicia a ambos libros que bien valen ser leídos en su totalidad.


Poemas


Me crece perro o lobo negro dentro del pecho
con desesperación de filo
con desvelo de tajo que abre la herida
con desvarío de muerte
de zarza prendida fuego
punta de lanza envenenando
el delicado nervio
perro o lobo negro me crece.


del libro -Una lluvia que-



Cinco años/ahorcado es un juego...
cuerda es un juego / saltar de una silla es un juego
entrar a la casa con los ojos abiertos no es un juego
mi madre colgando de una viga /su cuello enredado en una soga
después dibujar monigotes en los bordes del cuaderno 
y pintarlos de morado -era un juego-


del libro -Lanzador de puñales sobre silueta animada-




-a Oliverio, mi Hijo-


Potrillo mío desprendido de mi grupa
volcado de mi flanco 
cuando entra la noche y dormido me nombrás
porque en tu sueño hay risas 
y también monstruos de espanto 
hasta allí llego yo disipando
con mi espada de San Jorge 
cortando males en tu nombre 
con mi melena de león macho /de madre hembra
soy la cabeza de Goliat cuando te pienso 
y en ella caben todos los instantes/
Potrillo mío desprendido de mi grupa
pozo de luz en las entrañas
pulmón resuello - sístole diástole
hagamos de cuenta que nada sabemos 
de la tiranía del tiempo
del verdugo compás de los momentos
mientras toco el poema 
con las ocho letras de tu nombre
y afino cada una de sus cuerdas
Hijo/el miedo es un animal enfermo de rabia ladrando por la casa
cada madrugada vuelvo a ahuyentarlo 
para que no nos toque 
para que no nos muerda
Potrillo mío desprendido de mi grupa
pulmón resuello - volcado de mi flanco.


del libro -Lanzador de puñales sobre silueta animada-



Metástasis dice
crece y se expande /dice
-un agujero negro tiembla entre mi boca-
crece y se expande repite
yo lo miro con los ojos fijos en el plato
como si de verdad lo mirara.


del libro -Lanzador de puñales sobre silueta animada-


Podría decir lluvia y que llover sólo fuera eso...
una tupida línea de agua
cayendo irregular sobre las cosas
afilando la gubia con que Dios talla las formas
la bífida espina de la noche
su violentada geografía
la tierra anegada pulsando sus terrones
escarbar bajo el tendón del tiempo
desde el jardín entre la escarcha
alinear una a una sobre el hielo las palabras
las letras con las que vengo a nombrarte
el nombre con el que voy a arrojarte
pedazos de aguacero contra el cuerpo.

del libro -Una lluvia que-



Videopoema: 

5 años





Sandra Pasquini


¿Qué soy?:  Un animal famélico hecho de escritura, que escudriña, que roe, que saja. Soy en la escritura  la condensación y la medida de todas mis voces (-mis- en tanto mías y “ajenas”) Todos mis yoes y su infinidad de variaciones no son otra cosa que la línea de traza que me lleva hacia el poema. En un orden quizá menos medular lo académico es en mi un caos ordenado. Me he formado en la Facultad de Derecho, pero he cursado también materias en la Facultad de Medicina, y como Auxiliar Forense etc y cada una de esas puertas giran hacia un mismo centro, discurren en un mismo cauce, todo eso va a parar a la escritura, incluso mi desempeño laboral en el área de la Gráfica y la Comunicación  es más de ese mismo hueso. Mi relación con la palabra escrita comienza a edad muy temprana, pero mis primeras publicaciones son quizá un tanto tardías, iniciaron en el año 98 mientras llevaba adelante en mi ciudad y la zona un proyecto en el que confluimos varios -escritores itinerantes- inéditos, de diversas localidades en el que la consigna era editar nuestros propios libros de manera totalmente artesanal, amanuense, itinerar y darlos a conocer. Bajo ese formato publiqué una media docena de títulos propios, luego en el año 2000 y ya con su forma tradicional tuvo lugar una edición de autor de pequeña tirada con el título  “Otro sol”, siguieron “Compás de Espera” año 2008  Editorial UNR , “A mansalva” año 2014 Editorial Textos Intrusos, y el último libro publicado en Febrero de este año 2016 “ Una lluvia que” próximo a presentarse, mientras en espera de imprenta aguarda tinta “ Lanzador de puñales sobre silueta animada”  .

sandrapasquini@yahoo.com.ar
FB: Tana Pasquini



5 comentarios:

  1. Tanita leerte para mi siempre es glorioso, tenes la poesía en tu alma, en tu vida. Un abz enorme Gus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Infinitas gracias Gustavo querido. Abrazos.
      Tana-

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Muchas gracias a vos María. Abrazos.
      Tana-

      Eliminar
  3. un viaje maravilloso leerte. Gracias.

    ResponderEliminar