EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

jueves, 21 de julio de 2016

GUSTAVO TISOCCO





Cuando la inspiración llega me dejo llevar por el momento. Momento mágico, casi como una plegaria esa intersección entre la palabra y nuestras manos. Retorna en mi escritura aquel niño que fui pero que me habita y me transporta a mi pueblo natal, a mi río, mis calles, la siesta y los duendes, la magia de los seres queridos, muchos que ya no están. Momento en que recupero los colores, la música y los olores de aquella época. También la inspiración puede llegar como un grito, una denuncia, porque somos seres sociales y lo que pasa a nuestro alrededor nos duele e increpa, entonces nacen poemas que son como un testimonio de lo que nos pasa, nos pasó y así surgen textos a Desaparecidos, Pueblos originarios o niños devastados, entre otros temas que nos duelen como sociedad. Además cometemos la proeza de amar o de estar solos o de ser abandonados en la intemperie de la vida y brotan así esos poemas que nos alivianan el alma o nos liberan o nos consuelan de alguna manera.
Cuando estoy inscribiendo es como que me apartara del mundo con esa certeza de que las palabras llegarán desde algún lugar sagrado, un lugar que nos fue concedido para crear, para indagar y descubrir. No sé el camino, lo que nacerá o lo que vendrá, me dejo llevar. Tampoco sé si en ese momento soy yo el que escribe.

Edna Pozzi dice:

“Todas las mañanas lavas mis heridas
y me das un pañuelo limpio
para guardar mi alma”

y creo que es la poesía la que cura las heridas o las hace más tenues, más suaves. Y, también, creo fervorosamente, aunque suene trillado, que ella nos acuna y nos salva.



Poemas

1

Recuerdo en la siesta
trepar la planta de nísperos
y ser el buscador del más dulce oro,
testigo de que había un sol,
redondito y pequeño,
con el que hacíamos la guerra,
la ofrenda a Dios,
la corona de la reina.

Éramos con otros niños
como alondras,
habitando aquellas ramas,
aquel jolgorio.

Hoy ya no queda patio,
ni el abuelo podando
escalones y nidos,
tampoco el resplandor de la tarde.

Prisionero de tantas ausencias
lo fui extraviando todo.

Sólo guardo
mi corazón amarillo
                     que me salva.

2

Amo a un hombre pez,
un hombre marino,
acuático como las algas, como la sal.

Habita en las profundidades oscuras de todos los naufragios,
a veces llora
terriblemente solo allá abajo,
en otras baila en salones transparentes, torrentosos.

Yo amo a ese hombre pez
de cuerpo brillante/filoso,
de un mirar constante/horizontal.
Un hombre que me cuenta eternas leyendas,
que me canta con su voz de espuma
y me abraza como puede.

Yo amo a un hombre pez
y soy hombre terrestre.

Me condena la asfixia.
Lo condena mi aire, mi mundo de pájaros,
mi universo de redes, de anzuelos.

Me mira desde la superficie apenas sumergido,
lo miro desde mi oxígeno
al límite extremo del ahogo
y nos besamos apenas un instante,
ínfima eternidad habitando en la apnea.


3

                                    A los desaparecidos.
                                               A sus madres.


Ellos parieron a sus madres
y estas llevan sus fotos mostrando al mundo
que no hay naufragios.

Ellos, los ausentes,
denuncian con sus gritos
la poca memoria
de los que salvándose
se quedaron en la barca.

Sus madres también gritan
y descubren que en el fondo del mar
florecen jardines.



Gustavo Tisocco


Nací un octubre en mi hermoso pueblo Mocoretá, (Corrientes), hace un tiempo ya. Me crié entre árboles, ríos, calles de tierra y niños jugando en las veredas.  La vida me llevó a estudiar medicina en Corrientes (Capital) y realizar mi especialidad de Pediatra/Neonatólogo en Capital Federal.
Escribí desde niño, cada vez que necesitaba reír, llorar, gritar, callar: escribía. Hacerlo me salvaba, me daba contención.
Ya en Buenos Aires comiencé a asistir a talleres literarios, la relación con otros que escribían como yo, el afán de mejorar y crecer en los talleres, las lecturas, es algo que recuerdo como beneficioso y enriquecedor.
Publiqué mi primer Libro en el año 2001 y desde ahí seguí relacionándome cada vez más con el ambiente poético, sus fulgores y sus espantos.  Ya tengo varios Libros publicados y algunos con su versión en CD.
Como soy un convencido de que se es poeta no solo por escribir, sino por el amor verdadero a la Poesía, donde no se busca solamente ser invitado a leer, o ganar premios, o todo lo oscuro que rodea muchas veces a nuestro ambiente, es que desde hace 10 años vengo llevando a cabo el blog http://mispoetascontemporaneos.blogspot.com  sitio donde difundo  a otros poetas, sobre todo a los que viven en las provincias de nuestro país. De ese modo, siento que aporto un mínimo grano de arena a lo que amo tanto.

Twitter @gustavotisocco
Facebook: Gustavo Tisocco

42 comentarios:

  1. Gracias por la publicación, un honor estar incluido en este excelente lugar. Abz Gus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Gustavo, como usted y yo sabemos, la poesía sana, cobija, alegra y nos hace humanos... artífices de un lenguaje que nos habita.
      Habitantes inquietos de un mundo ensordecido, hoy escuchamos su voz clara, en alto casi como un ruego.

      Eliminar
  2. Con increíble naturalidad, Gustavo crece como poeta como si fuera un moderno prestidigitador de la palabra. Un sabor a infancia de goce e inocencia, nos contagia como una nana letánica y sencilla.

    ResponderEliminar
  3. Un hermosísimo poema Gustavo, me encantó!!!

    ResponderEliminar
  4. Gustavo Tisocco no sólo es un gran poeta. También es un luminoso ser humano. Siempre es un placer leer sus poemas.

    ResponderEliminar
  5. Me emociona tu poesía, tan candorosa y profunda.
    También el ser que sos, Gustavo Tisocco.
    Gracias por ambas cosas. Silvia Arazi.

    ResponderEliminar
  6. tan impecable desde lo humano como desde lo poético tu escritura. una sinceridad que avasalla y aumenta toda emoción que nos hacés sentir. el hombre y el poeta va creciendo minuto a minuto: así lo dicen tus palabras, tus poemas, tus actitudes y esta manera tan entera de plantante frente a la vida. ¡ salud, poeta! susana zazzetti.

    ResponderEliminar
  7. Lujo. Eso es "Gus" en la poesía. Admirado. Justo. Que no es fácil serlo, mas bien criticado por serlo. Su "humildad" lo hace grande y tiene muchos motivos para ser arrogante. Es él mismo, ello le permite avanzar. Sus verdades que enfrentó como lema de vida y una base sólida de amor auténtico- su bella familia, que desborda de amor a cada instante. Amarse tal como somos es de seres especiales.

    ResponderEliminar
  8. Mariel Montenegro22 de julio de 2016, 7:36

    Hermosos poemas y que decir del autor! !! Médico Neonatologo exelente profesional y persona

    ResponderEliminar
  9. GRACIAS por publicar a este enorme poeta!!! más allá de ser un enorme poeta es más enorme AMIGO!!! su sensibilidad excede cualquier frontera y a lo que se acerca lo convierte, irremediablemente, en belleza!!! es un ser de LUZ, su sola presencia ilumina!!! su poesía cala profundo, siempre hay un antes y después, te modifica el alma, te transforma, te alimenta, te recrea y te deja esperanza!!! GRACIAS gus por ser y estar cerca, por compartirte. francisco

    ResponderEliminar
  10. Gustavo, leer como pergeñás tu poesía es encontrarme, espejarme en tus palabras "recupero los colores, la música y los olores", soy yo y somos todos los poetas, TODOS. De tus textos, ¿qué puedo decir? sabés de sobra que me emocionan. Los sentimientos ofician de cronistas en este recorrido de la vida que nos toca transitar.La zona de la memoria no nos destierra al olvido, por lo contrario recupera rincones a menudo inéditos "Recuerdo en la siesta/trepar la planta de nísperos/y ser el buscador del más dulce oro", y los resignifica. Hasta ahora siempre te repetí que "Amo a un hombre pez", era el que más disfrutaba, leyéndolo o escuchándote. En tu nuevo libro Quedarme en tí, destaco "el viento me cuenta cosas/ que nadie escucha/que nadie indaga", como expresión vivencial, como el lenguaje provisto de entera luminosidad y por supuesto "Lo que defiendo", en este poema subyace claramente una puesta en abismo de tu arte poética. Lo que vos defendés, la vida misma, y ello implica no solo tu yo lírico, sino el cotidiano, recopilando sensaciones, refundando la palabra mediante una estructura poética maravillosa. Leerte, abstrayéndose de un estado de dependencia, es imposible. Vilma Sastre

    ResponderEliminar
  11. Querido Gus, conocía estos poemas, pero siguen emocionándome como cuando los leí por primera vez, especialmente algunos fragmentos de los dos primeros. Son muy bellos e inspirados, escritos con la mano del poeta y con la de la Poesía.
    Te cuento que, a veces, cuando quiero poesía pero no sale de mí o no deseo leerla, pongo tus CD para que me acompañen en mi deambular por la casa: me transportan a lugares hermosos, tristes y nostálgicos.
    Te mando un fuerte abrazo. Adriana Maggio

    ResponderEliminar
  12. Qué gran verdad, Gustavo: la poesía, si no cura las heridas, al menos las suaviza. Siempre es un placer leerte. Y felicitaciones al blog por difundir la obra de un poeta indispensable.

    Mariano Shifman

    ResponderEliminar
  13. Bravo Gus, un gusto leerte, como siempre.Abrazo.
    Anahí D.Bezoz

    ResponderEliminar
  14. Momentos únicos llenos de color, visiones mágicas y denuncia, encontramos al leer tan magníficos poemas. Gracias Gus por la belleza de la palabra escrita, por el sentimiento compartido.

    ResponderEliminar
  15. Hermosos tus poemas! Y siempre te digo, te admiro por tu sensibilidad y talento, además de ser una bella persona! Abrazo, Gus!
    Teresa Gerez

    ResponderEliminar
  16. Felicitaciones, querido Gustavo, un ser coherente, íntegro, un Poeta con mayúsculas! Un abrazo. David A. Sorbille

    ResponderEliminar
  17. Leerte, mi querido Gus, es transportarse a lo que fue, a lo que es y a lo que será. Tienes la habilidad de situar al Lector en el lugar exacto y el momento preciso. Un gusto hallarte en este espacio. Saludos afectuosos.
    Marina Centeno.

    ResponderEliminar
  18. MARIA LUISA MARQUEZ22 de julio de 2016, 11:54

    QUERIDO GUSTAVO: Es un placer tener noticias literarias, poemas que desnudan tu alma noble de Poeta. Te deseo lo mejor en tus anhelos próximos, un abrazo gigante, María Luisa Márquez

    ResponderEliminar
  19. Poesía tan generosa como el hombre que la escribe, tan delicada y trasparente como tus ojos querido Gustavo, gracias no solo por la belleza sencilla y profunda de tu escritura sino por tu compañía y tu compromiso permanente con las nobles causas. María Lanese

    ResponderEliminar
  20. hermoso el de los desaparecidos, felicitaciones !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy lindo sitio para recorrer.
      Grato encontrar a Gus Tisocco, con su esencia palmeable y genuina, en un grato lugar.
      Desde Rosario, un cordial saludo.
      Betty Badaui

      Eliminar
  21. Laura Elena Bermudez de Tesolin22 de julio de 2016, 14:30

    Toda tu poesia es un canto a la vida, es una ventana por donde podemos ver tu alma en plena desnudez. Asi es tu poemar sangras, lloras rìes y te levantas... un abrazo mi querido guz

    ResponderEliminar
  22. Hola Gustavo, tu poesía me emociona siempre, hablás de la vida con contundencia, dulzura y a veces con un realismo que abisma, el primer poema adorable, la infancia en las letras siempre nos retrocede para recuperar. un abrazo, merecido que te hayan incorporado en este Infinito de Viajar tan bello. marta comelli

    ResponderEliminar
  23. Gustavo clara,profunda,sabía tu poesía ... tus palabras, gracias y de gran belleza literaria,en estas vacaciones estoy disfrutando de Quedarme en Ti y Reina. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hermosos poemas, conjunción de fuerza arrasadora y delicada piedad. Un abrazo, Gus.
    Raquel Jaduszliwer

    ResponderEliminar
  25. Fascinado por los recuerdos de una infancia feliz desbordas la poesía con imágenes
    pletóricas de ternura que también se encuentra en tu poema Los desaparecidos.
    Como siempre querido Gustavo, me encanta todo lo tuyo, felicitaciones por tus logros bien merecidos, un abrazo...

    ResponderEliminar
  26. Trasparente la poesía de Gustavo. Se puede ver del otro lado y más allá.

    ResponderEliminar
  27. Felicitaciones con honda alegría. Lo que dices te ocurre con la Poesía y en y con el acto creador... es así. Comulgo con tus palabras. Y también con lo de que sana y salva. Hermosa tu cálida biografía en primera persona. Y muy buenos los tres poemas elegidos , el primero sobre tu niñez, sobre esa niñez transparente que también tienes adentro hoy, el segundo con ese modo metafórico de hablar del hombre terrestre que necesita ser libre, que se siente libre como el hombre pez , el tercero sobre las madres de los desaparecidos, tan cierto, doloroso y cierto, bellamente expresado. Y el tomar esos versos de nuestra amada Edna Pozzi cuando te referiste a la poesía. Gracias!
    Y justamente por ese AMOR A LA POESÍA y... al otro, desde tu ser tan rico y sensible hablas de tus Blogs, de lo que vienes haciendo desde hace años con “Mis poetas contemporáneos”, con tanto!
    Cecilia Glanzmann

    Abrazo grande mi tan querido Gustavo!!!

    ResponderEliminar
  28. Cada vez que me interno en tus comentarios me meto en la ternura de tus palabras y en tu amor por nuestra tierra correntina. De tu voz escrita se recogen las mieles del corazón

    ResponderEliminar
  29. Tu poesía nos inunda de ternura y de recuerdos que forman parte de la infancia.
    El acto de crear surge en el instante exacto donde las palabras nos sorprenden-
    Un abrazo grande y felicitaciones. Ana Romano

    ResponderEliminar
  30. Un merecido espacio para Gustavo, excelente poeta y mejor persona. Realmente sus poesías tocan profundamente el alma, y nos retrotraen muchas veces a nuestras propias vivencias en los lugares donde transcurrió la niñez.Felicitaciones amigo. Antonio Pourrere

    ResponderEliminar
  31. Muchas gracias a todos, son muy amables, se percibe sobre todo el afecto, gracias.

    ResponderEliminar
  32. Ese niño que escribe crece en cada palabra, sube como un árbol de níspero y nos regala soles con carozo. Así de generoso es este amigo. Gracias por publicarlo.
    Claudia Tejeda

    ResponderEliminar
  33. Es innegable que tu carisma aflora en éste y cada uno de tus poemas, Gustavo. ¡Aplausos cerrados y de pie!

    ResponderEliminar
  34. eY, Gustavo, hemos quedado codo a codo en la galería de El Infinito Viajar. Saludos!!!!
    Marcelo Valenti

    ResponderEliminar
  35. Excelente selección. Para la gente de "El infinito viajar" mis felicitaciones por publicar a un poeta exquisito como Gus. Para él ya se me acabaron los adjetivos.

    ResponderEliminar
  36. Bellos poemas. Fundacionales. De vida y búsqueda. Gracias,Gis. Edda Sartori

    ResponderEliminar
  37. Siempre es un placer leerte y comparto lo que decís en tu biografía con respecto al amor a la poesía.
    Un abrazo
    Graciela Barbero

    ResponderEliminar
  38. buenísimi Gustavo qué bueno leerte, sentir esa frescura que salen de tus textos naturales, un abrazo poeta.
    Oscar Perdigón.

    ResponderEliminar
  39. Gustavo, buenos los poemas, sentida y compartible (aunque distintos los recuerdos) la introducción. Además, firme tu trabajo con todos los poetas. Abrazo. Rafael Vásquez

    ResponderEliminar