EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

martes, 19 de julio de 2016

MARCELA SÁNCHEZ





“Certeza fugitiva” llama Susy Delgado a la poesía en su libro Algún extraviado temblor. Mientras escribo me siento dentro de un túnel angosto, en cuadrupedia, agazapada. Hay una luminosidad incierta que me lleva a avanzar y a detener el cuerpo. Es el movimiento de la espera. Todo se condensa en los ojos, en el deseo de revelar lo indecible. En este estado escribo, tensa y expectante.
Prefiero el papel por el procedimiento de tachar. Las palabras tachadas son materia latente, dispuesta a volver para darle al texto encarnadura. Las escenas, anécdotas, pensamientos, sensaciones son un campo de pruebas, ya no existen casas, árboles, calles, paisajes, tampoco existen personajes. Sólo existen cuerpos inciertos hechos de olores, humores, sombras. Y más allá el deseo de ver qué es eso, qué contiene, qué esconde.
El poema se inicia como una ola, con un tempo que se percibe, se intuye. Esa primera nota luego queda suspendida, intento no insistir ni forzar el avance, ni la dirección de la escritura. Deleuze dice que “escribir es un asunto de devenir, siempre inacabado, siempre en curso”.
En mi escritura conviven y se engarzan zonas referenciales, palabras reconocibles y lo que es todavía intuición.
Mi cuerpo pesa sobre la silla, las imágenes que de pronto asoman, se rompen, se desvanecen, reemplazadas por otras imágenes o por una espera, una falta, casi una agonía. La sensación difusa de la incomodidad a través del cuerpo y que inunda cada cosa que me rodea.

Dejo de escribir por cansancio o aburrimiento. Vuelvo a la hoja por ese temblor que atraviesa mi cuerpo, algún extraviado temblor.





Poemas


Mariposas negras
Mariposas rojas,
como en una integración 
demorada
han venido.

Como la llama de la vela
-en una intensidad dulce-
la mujer que soy
baila baila baila.


***

Ahora que has comido
y el río va llenando tus ojos verdes
estallan reflejos y 
aparecen en el mundo
las cosas silenciosas.


***

Llevo un pendiente de agua
y lo he traído hasta el colmo
de la sujeción.


***

Bienestar
del barro y del junco.
Confundo agua con arena.
El Paraná es una planicie.
Aguas del desierto
ya no puedo saber qué nombran mis ojos.


***

La lleva
en pliegues,
silenciosamente
fruta madura
No se reconoce
el vestido
en la historia del cuerpo.



Marcela Sánchez


Mi abuela Ramona fue la musa de mi primer poema.
En el cuartito, así lo llamábamos a ese espacio de la casa que hoy es el carozo de mi infancia, convivía con los libros, los discos, la ropa de abrigo y la Singer de mamá.
He vivido de mudanza en mudanza como carromato circense, hoy intento echar raíces en este lugar. Amo a mis hijas, acróbatas, equilibristas, forzudas y magas que han sido parte y arte de la compañía. Son en esos paisajes-pasajes transitados los que alimentan la levedad y gravedad de mis poemas.
El río de La Plata está muy cerca de mi casa, sólo a tres cuadras, en el verano me sorprendió la salida de la luna llena. Era como una naranja incendiándose, yo un cuerpo pulverizado.
Recomiendo el libro de Franco Rella En los confines del cuerpo, los confines de la experiencia del cuerpo-amor, sufrimiento, vejez muerte-a través de la escritura.

1 comentario: