EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

martes, 19 de julio de 2016

MARIEL MONENTE




El cuerpo que escribe

El momento de escribir, instante sin pasado ni futuro, puro presente en que se conjuga el cuerpo, la emoción, la palabra ¿qué lo detona? ¿Qué silencio, qué lectura, qué sueño, qué voz que regresa de otro tiempo?...es un misterio, a veces lo recuerdo, a veces ni siquiera reconozco mi voz…
Despierto a la madrugada, un conjunto de palabras que suenan como un eco, se arman como un verso, pienso ¿es un verso? Generalmente no sé a qué lugar me conducirán, escribo de pie, hasta que “eso” se acabe.
Ese verso es como una primera remada, si el bote fluye con el ritmo del agua a favor, entonces los siguientes versos van cayendo uno detrás del otro hasta el final. 
No elijo las palabras, ellas me elijen, no es buscado, me busca.
“A veces el cuerpo es una balsa/ donde se mecen los pies/ pies de proa. // En el centro hay nudos blancos/ cabos expuestos a la tempestad/ fiera de foque/ cuando arrecia el viento/ el aire que lo  nutre/ es un ritmo/ con calor de fragua.”




EL MUELLE*
“Haz que no muera
sin volver a verte”
Alejandra Pizarnik



Nunca acaba el silencio,
callar ineludible, contra el que levanto
letra a letra el lugar donde esperar los barcos.

Desde el nacer construyo este muelle
de niña lo armaba con cañas y barro
amasado bajo un parral.

Los cimientos fueron de llanto
vacío clavicordio sin aire
colores estivales.

El muelle crece
sobre una playa que me ajena
ya tiene grandes palos enterrados
junto a una casuarina inclinada y mecida.
He construido el muelle
para esperarla               para esperarme.

Sobre la arena
donde los pies se hunden
crece el agua y rodea el contorno de los dedos.
Pequeño mar la mirada de un niño
cuando interroga
a los pies y a su rumor de agua.

¿Por qué he de morir adentro
cuando el amor rompa los diques?

Algunos pilotes son     de savia
de estambre                de corola
son más livianos que un colibrí
ahora         el muelle          vuela.
                                            
(inédito)

*Mención extraordinaria
XXXI edición PREMIO MONDIALE DI POESÍA, 
Reggio Calabria, Italia.2015.



POEMAS DEL LIBRO “ACASO LO FUGAZ”


Adentro
muy adentro
sólo en determinadas circunstancias
se suelta
esa bandada de aves oscuras
aletean
con ese ruido silenciado
en lo profundo de los ojos mudos
desfibrilan
detienen su propio espanto
luego
se vacían.


Anoche había una ausencia
como un nido gris iluminado
hálito blanco
haciendo remolinos
y en la nuca, sorda, se corrompía el vacío
y esa pajarera
¿qué tanta rama, ramerío, necesita el ave danzante?
da saltitos entre briznas de pelo
entre los tendones rosados bajo la piel picotazos de sol
ausencia nueva
anida
por primera vez.


POEMAS DEL LIBRO “CASA CIEGA”


Golondrina

El cuerpo de la infancia
es frondoso
como un olmo
de él penden
miradas
que no pude descifrar
cuentas de algodón
mejillas discretas
las manos se perdieron
llamando nomeolvides desde el balcón

de él penden
tacitas de té
porcelana rabiosa
y la palabra golondrina
con ese cascabel
en el centro del eco

el viento agita la infancia
nos hace caer.


Comodoro

Para ir a Comodoro
¿con qué traje me visto,
de qué desnudez previa sucumbo erizada?

para ir
a Comodoro
me ato de vientos la cintura
me labro de canales
me descuido
destruyo mentiras al amanecer y
me descalzo
convierto mis pezones en la pesada carga
de lo amamantado
para ir
a Comodoro
busco la cruz del sur
con mi ceguera de emperatriz caída en desgracia
porque para ir
no es necesario algodón en los oídos
ni tiaras en el pelo
sólo masticar arena flotando en el abdomen de ella
y dejarse llevar
hasta las escolleras

y si voy y
si algún día voy
al final
en el extremo
sin vuelta atrás interrogaré a las olas
(alguien debe decirme por qué quieren llevarme
hasta el instinto
en las medusas fluorescentes que no ví)

y si voy y
si algún día voy con la carga inquieta que me explaya
ascenderé al Chenque escamoteando mi sombra al mediodía
y allí tal vez grite mi nombre,
el que tuve,
hasta que mi voz se pierda
en su bruma.


 Mariel Monente



Crecí en el Tigre, en un ambiente entre urbano y agreste, o sea, en un intervalo entre mareas. 
Una infancia con lecturas, patios rodeados de sauces, y el rumor lejano pero presente del río. 
Escribí desde pequeña, pero me aboqué del todo cuando dejé mi profesión; entonces  recorrí talleres literarios y de clínica de obra (María del Carmen Colombo), tuve el privilegio de ser leída y escuché a maestros, pero soy geminianamente autodidacta así que leo, escucho, miro y recibo todo con agradecimiento.
Publiqué 7 libros de poesía, todos amados, Donde anido, Sombra de cóndor, Cordel, Lo que precipita, Sutura, Acaso lo fugaz y recientemente Casa Ciega. Participé en varias antologías en Argentina, España y Portugal.
Actualmente estoy compilando, junto a Ramiro Silber, la colección Rapsodia-Ensamble de voces, actividad que me hace inmensamente feliz.
Un día pasó algo hermoso con mi poesía, nació SUTURA, una obra para piano y flauta creada por Carlos Trunsky, Malena Levin y Samara Pierpaoli.
http://www.carlostrunsky.com/detalle_obra.php?obra=38&y=2014
A pesar de que disfruto de difundir lo que me gusta, armar blogs, y todo lo referido a multimedia; cada tanto el agua me llama y necesito ese contacto con el paisaje, con la naturaleza, con el viento…
.

 marielmonente@hotmail.com
fb: Mariel Monente

3 comentarios:

  1. Gracias Selva y equipo de viajeras por incluirme, gracias por este generoso hacer!

    ResponderEliminar
  2. Un placer leerte y saberte toda vos en tus poemas Mariel, un abz enorme, Gus.

    ResponderEliminar