EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

lunes, 1 de agosto de 2016

KARINA CARTAGINESE

Fotografía: Carolina De Luca


Para mi escribir es una prolongación de bailar, tal vez porque comencé bailando.
Lo importante es lo que nos mueve, como dice la coreógrafa alemana Pina Bausch.
En general, no pienso en lo que voy a escribir, lo que escribo viene hacia mí, desde una imagen o una sensación. Muchas veces surge como algo que no puede esperar y escribo en lo que encuentro y donde me encuentre, una libreta, hoja suelta, pedacito de papel, en un boleto de tren, en la función notas del celular que siempre está llena.
Duermo con una libreta y una linterna. Algunas veces me despierto mientras duermo, porque hay líneas y palabras que llegan enhebradas a mis sueños, como si alguien me dictara. También me inspira escribir bajo resonancias de otros autores, canciones y lo que resuena en mí después de bailar. El cuerpo sueña. 

Vivo a dos horas ida, dos horas vuelta de la capital, escribo mucho en mis viajes, es algo que me salva del bullicio externo o interno. El tren es una especie de casa rodante, la ventanilla es una hoja en blanco para mí. 

Hace un tiempo leí  La poética del espacio de Gastón Bachelard. 
Comparto estas líneas:

*Estar en el presente, en el presente de la imagen (...) en el éxtasis mismo de la novedad de la imagen.
* La imagen poética es una emergencia del lenguaje.
* La poesía tiene una felicidad que le es propia, sea cual fuere el drama que descubre. 
* La imaginación imagina sin cesar y se enriquece con nuevas imágenes.
* La casa del poeta se mueve en su imaginario, el es mayormente su imaginario.
* La imaginación es real, crea nuevas geometrías.
* El poeta crea realidad. 
* El lenguaje sueña. 
* Imaginación hormigueante (…) una sola palabra, es a menudo germen de ensueño.



Poemas


Gajos


Para que me veas bailando
me dejo desprendida
en cada movimiento
dejo una estela encendida
me dibujo y desdibujo en el aire
para que me veas hilvano
y deshilvano mis huesos
articulo a mis miedos y errores una sonrisa
me vuelvo vasija hueca ojo transparente
me desprendo gajo de fruta móvil de aire y piel
bailando desaparezco para aparecer
mis otras me desprenden sino
para que veas en el sistema planetario
cambiante de mi anatomía
las proyecciones de mis mundos.


*


Recién bailada espiralada
varias pieles mías quedaron
deslizadas en el suelo
ancladas
mis vértebras descargaron
su exceso de equipaje y viaje
el aire se coló por mis costillas
persianas óseas
por donde otros ojos míos miran
mi cabeza sol se soltó en el día
las manos se abrieron y se cerraron como pulmones en flor
los pies tierra y ala de mi vuelo
mis piernas y brazos ramas
de una medusa estrellada
con rostros que miran oblicuamente desde la cadera
como un gajo de mí misma otra
fruta recién bailada en la boca del aire
toda yo una boca
abierta de baile
fruta pulmón.


*


Y me vuelvo oblicua
más pendiente cada vez es más
oblicua
dejándome atardecer tranquila
abierta la canilla del  tiempo en la cocina de mi casa
mientras estoy acá
dejando  que la pendiente del pasto me role en los ojos
como algo que alguien sacude de un mantel
ya comienzan a madurarse frutos luminosos
duplas amorosas giran
oblicua de mi dormitorio
te encuentro en la pendiente.



Voy amor


Voy amor
es la dirección
hacia mí
flechado corazón

voy amor
es la otra mitad
del abrazo que viaja

voy amor
es el puente
que la distancia teje
de tu casa
a la estación terminal del tren

voy amor
es la esperanza de verte
que escribo ahora.


Subte

Una canción enhebrada por las cuerdas de una guitarra se abanica entre la gente. Esos dos se besan las manos en cada estación. Yo sigo viajando en el día hacia vos. Y llevo impreso en mi mano el mapa de la tuya.


Karina Cartaginese


Nací el 22 de febrero de 1971 en San Isidro. Soy bailarina. En el 2013 publiqué mi libro Ellas (Ediciones La Parte Maldita). Participé en las antologías Ama-Zonia 3.0 (Pájarosló Editora), Pájaros en la frente (Pájarosló),  Exit 75 (proyecto Tori Amos). Hay poemas míos en algunos blogs y revistas. Mi próximo libro, Nos Comenzamos, está en período de edición. Algunos poemas que escribí, fueron hechos canción gracias a las voces de mis amigos Valeria, Belén, y Maxi Silva. Vivo en José C. Paz y mi novio, Hugo, que vive a tres cuadras de mi casa, él también es una fuente de inspiración poética para mí. Comparto poesía con mis amigos Ana, Ceci y Juan, también poetas.

karinacartaginese@yahoo.com.ar


                                                                               

2 comentarios: