EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

lunes, 12 de septiembre de 2016

ALICIA GRINBANK



Me serviría de unas palabras de Hemingway que dicen: "Si un escritor deja de observar está liquidado. Pero no tiene que observar conscientemente ni pensar cómo será aprovechable lo observado… Todo lo que él ve entra en la gran reserva de cosas que él conoce o ha visto". Experimento esta idea en carne propia: mi vida  cotidiana, mi vida onírica,  fragmentos escuchados en la calle  o en la música… lo interrumpido, lo absurdo, un paisaje nuevo (aun dentro de mi propia ciudad), y sin duda las múltiples lecturas que hago por las mías y como coordinadora de cursos y talleres, todo va constituyendo el sustrato de mi escritura.  A veces estuvo allí por años -impresiones muy lejanas en el tiempo- hasta que en determinado momento emerge: la vida y el arte alrededor conforman esa materia que primero ingresa en mi espíritu y en mi cabeza, y luego deviene palabra escrita. 
El cine, el teatro, el tango  y la pintura son las artes que más me conmueven – además,  obviamente, de la literatura-  aunque, por ejemplo, puedo quedarme con el bello relente de una película sin acudir a una nueva inmediatamente: prefiero no acumular en ese sentido, y disfruto mucho de los descubrimientos  o revelaciones.        

Algo único me sucede en ese momento, único en el sentido de nuevo cada vez, de extra-ordinario: una elusión total del entorno y del tiempo, una no-yo y al mismo tiempo una yo entera, plena, como si mi más pura esencialidad estuviera allí: el cuerpo flota y a la vez se arraiga. Tanto abordando poesía como cuento –  género que también escribo-  la disposición es la misma: siento una algarabía solitaria donde prescindo de todo,  y ese texto y yo estamos solos en el mundo.
Grandes escritores han hablado a través de sus cartas o diarios de esa relación intensa entre el cuerpo y el arte;  tomo a algunos.   
De Truman Capote: "Cuando Dios le entrega a uno un don, también le da un látigo; y el látigo es únicamente para autoflagelarse". 
De Flaubert: "La frase no fluye , la arranco y me hace daño al salir". 
De Kafka: "No escribas nada en la agitación y no dejes que tu cuerpo tiemble". 
De Joyce (hablando a un amigo sobre un nuevo libro): "Una criatura que he llevado durante años en el útero de la imaginación". 
Ellos y tantos, tantísimos más han hablado desde ese lugar de la escritura como desvelo del cuerpo, denuedo, dolor y epifanía.  

                                             
Poemas  

LA MUJER DE LOT 

Más vale -se dijo-
ser estatua de sal
que errar sin sabor en la boca.
Más vale -se dijo-
que mis pequeños ojos se impresionen
y salgan de sus cuencas y echen a volar
gritar por un instante
encenderme   cantar
perder mi nombre para siempre
(¡que se lo lleve Lot como trofeo!)
Más vale -se dijo-
la boca abierta del misterio
lo que no me ordenó Dios
lo que está por verse
lo que no conozco.
                                   ( del  libro “Curanto” -1992) 


LAS QUE NO

Infladas por el viento
las camisas del hombre
aletean
su colorida vacuidad.
No son esposas a la espera
de la ensombrecida bestia de oficina
esposas humeantes de hijos
esposas sociales de brocato en Navidad.
Las camisas del hombre secándose en la soga
saborean ya a cada lengüetazo de sol
el olor del hombre la piel del hombre.
Sin preguntas
como alegres cortesanas.     
                                            (del libro  “La Balsa De la Medusa”  2002)



DISTINTAS MANERAS DE COCINAR LA CEBOLLA 

A mí me gusta a lo judío: quemadita  olorosa
crocante casi.
A él, poética transparente apenas sancochada.
Cebolla, serás quemada en mi aceite rezumante
o tocada apenas por sus manos livianas  demiurgas.
Y mientras embriagas la casa con mi freír a muerte
o perfumas como a él le gusta
nos vamos desvistiendo a de a poco
cada vez más blancos   lejos del odio    lagrimeantes
hasta caer en pétalos ardientes
sobre esa comida que nos une.
                                             
                                           (del libro “Noche Cerrada” -2006)



VISTA ABIERTA

Desde el 6º piso de mi balcón florido
se ve la terraza del laboratorio de la vuelta :
hombres con cofia blanca ajustan manivelas
abren un gabinete sellado
revisan tuberías   instalan artefactos.

Algunos atardeceres    mientras riego las plantas
los contemplo y me dejo creer que acá
en Colegiales -al alcance de mi vista   en el centro mismo de la manzana-
se activará el botón o la palanca
que acabará por fin
con el dolor de todo.
                                          
                                             (del libro “Pulmón de Manzana”- 2011)  



SALA DE ESPERA 
                                                                      -¿Y qué es un traidor?-
                                                            -Bueno, es uno que jura y miente-
                                                              (Macbeth- ACTO IV. William Shakespeare)

         
El bebé llora en el joven padre que lo mece torpe: 
prueba con el chupete, mueve el cochecito
lo levanta.
Persiste  el arropadito   se desgañita   
se crispa  mal sujeto entre esos brazos incapaces. 
¿Y ella? ¿la dadora   la dueña   la nodriza?
Ya pagó la consulta en recepción y regresa. 
Desabotona,  descubre su pleno mediomundo
y calma el ansia del becerro.

Ya no cabes en la escena, joven padre. 
Y lejos   muy lejos de la niebla de ese goce 
te preguntas por qué ella juró alguna vez  bajo tu espada 
que su manantial sería siempre y solo para ti.                              

                                                                 (inédito)
                     

Alicia Grinbank

                                                                                       
Mi biografía comienza en el barrio porteño de Floresta donde nací en 1949;  fui criada por buenos padres,  junto a  dos hermanas y un hermano. Pasé mi infancia jugando en la vereda -como era posible en aquella época- y al son de los tangos que cantaba mi padre. En  la poética de esos versos estuvo tal vez el germen de la escritora que fui siendo con los años. Mucho ha pasado desde ese entonces y diría que mi vida literaria más formal comienza a través del idioma francés que me dio la gracia de sus sones y además la gloria de sus escritores, a quienes estudié ya en ciclos superiores una vez completado el regular  de 6 años en la Alianza Francesa de Buenos Aires.
Ese fue el escalón que me condujo a la instancia vocacional literaria. En esa juventud tuve maestros inigualables como Mario Morales en poesía, Syria Poletti y Humberto Costantini en narrativa; ellos me habilitaron en ese camino y con los años se fue produciendo mi obra que hoy consta de 5 libros de poesía de autoría individual, unos cuantos otros colectivos y un libro inédito de cuentos que espero publicar en breve-  libro que reúne cuentos  de larga data y actuales.  En este devenir  he recibido tanto en poesía como en cuento-  premios y menciones a nivel nacional y de otros países. 
Coordino talleres literarios y grupos de lectura y presto asesoría individual en el  armado y corrección de libros o textos- literarios o de otras disciplinas- en castellano o en francés. 
Y a todo esto sumo con orgullo a mis 2 hijos y a mis 5 nietos,  tan  cercanos en mi vida.  

Libros Publicados:

BRUMA Y VERDOR.     (1987)
CURANTO.                    (1992)     
LA BALSA DE LA MEDUSA.       (2002)
NOCHE CERRADA (2006)
PULMÓN DE MANZANA (2011)

aliciagrinbank@gmail.com

       
    

2 comentarios: