EL VIAJE SIEMPRE RECOMIENZA..


El viaje siempre recomienza, siempre ha de volver a empezar, como la existencia, y cada una de sus anotaciones es un prólogo; si el recorrido del mundo se transfiere a la escritura, éste se prolonga en el traslado de la realidad al papel -tomar apuntes, retocarlos, borrarlos parcialmente, reescribirlos, desplazarlos, variar su disposición. Montaje de las palabras y las imágenes, captadas desde la ventanilla del tren o cruzando una calle y doblando la esquina. Sólo con la muerte... cesa el status viagiatoris del hombre, su condición existencial de viajero. Viajar, pues, tiene que ver con la muerte... pero también es diferir la muerte, aplazar lo máximo posible la llegada, el encuentro con lo esencial, tal como el prefacio difiere la verdadera lectura, el momento del balance definitivo y del juicio. Viajar no para llegar sino por viajar, para llegar lo más tarde posible, para no llegar posiblemente nunca.
Claudio Magris

domingo, 9 de octubre de 2016

KARDO KOSTA



Con respecto mis ritos, en la creación, son totalmente diversos, ya que tengo diferentes modos de expresión que van, desde lo mínimo del cuerpo y el tablero, a lo máximo del cuerpo y el espacio tridimensional. Trabajo dos tipos de espacios: un espacio interior, donde desarrollo pintura, objetos, xilografía, dibujo, fotografía, performance y demás técnicas que en un momento me atrapan y las realizo en un pequeño espacio. Luego, un espacio exterior siempre relacionado con la naturaleza, aunque en algunos momentos también con la ciudad, donde opto por instalaciones, land Art, pinturas, performance y objetos. Los horarios, la luz, el tiempo me son indistintos, aunque para algunas cosas prefiero la noche y para otras la luz del día. El silencio de la noche me ayuda mucho para desarrollar distintas ideas, me acerca bastante a la idea de la soledad. Como trabajo distintas técnicas voy cambiando siempre el soporte, y si surge un material nuevo que me da la posibilidad de experimentar, me tiro de cabeza allí, ya que la repetición me aburre bastante. Creo a veces distintos tipos de series como para organizar un poco mi lectura de las imágenes que voy utilizando. En una época me gustaba trabajar más con gente, ahora siento la necesidad de estar solo en algunos casos. Hago caminatas en el bosque y mientras toda la gente sale a correr yo me siento en algún lugar a ver como se abren puertas de otras dimensiones. Sentado, no es mi posición natural, generalmente estoy parado y en el caso del exterior me estoy moviendo constantemente.


A veces trabajo según un plan, otras veces parto de un concepto, otras lo hago intuitivamente. Lo que me emociona en cierto momento me lleva a tratar de representarlo de manera visual. A veces puede ser irónico, otras veces realista, otras veces poético, y también en algunos casos sin ninguna intención. Siempre trato de investigar bastante sobre el tema, relacionarlo con el entorno, y generalmente esta dirigido a lo que pasa en la sociedad actual, pero sobre todo en lo humano. Todo lo que es externo colabora para enriquecer lo que estoy haciendo. Cuando me instalo en la creación, el tiempo para mi es otro, me produce una gran carga de energía el descubrir caminos nuevos visuales, difíciles de contar, pero muy fáciles de disfrutar si te dejas llevar en el torrente de los colores y las imágenes. Muchas veces la gente que tiene obras mías me comenta que aún siguen descubriendo nuevas cosas, y eso es algo que le da sentido a la creación, cuando el espectador empieza a ser parte de lo que hiciste.

Las obras normalmente tienen diversos tiempos y es por que uno también todos los días no es el mismo. A veces con dos o tres toques la obra está terminada y otras veces tiene que pasar un tiempo para que al final se ponga en reposo y se termine a sí misma. Creo que no hay una fórmula para crear, todo se va dando. Estando en Suiza, en la ciudad de los relojes, hace poco dije para marcar la diferencia “que nosotros hacemos arte no relojes”, por lo tanto el tiempo es diferente. Muchas veces también llevo como 6 ó 7 obras a la vez, y en algunos casos con diversas técnicas, y otras veces me concentro en una sola y dirijo toda mi fuerza hacia ella. Las otras artes me nutren constantemente, siempre digo también que me siento como un alquimista porque mezclo de todo, hasta encontrar ese liquido primordial del disfrute visual.


Lo técnico no es que me interesa demasiado… creo que en la perfección de la técnica a veces se enfría la obra, está un poco mas dirigido a lo lúdico emocional, con derivaciones poéticas. Aunque también en algunos casos voy a recorrer la historia para sacar de allí imágenes, hechos o situaciones que se emparentan con la actualidad o con las miserias humanas actuales. Para reconocer mejor una obra hay que observarla.


Mi relación con el cuerpo se da en que me ensucio muchísimo, me gusta el contacto con la materia, cortar el puente que produce el pincel entre la mano y la tela o el papel. Mi cuerpo forma parte de la creación cuando pinta, cuando se agacha a buscar algo en el bosque para instalar, cuando imprime su rostro en la nieve. Todas las partes de mi cuerpo están puestas en crear otra acción o expresión diversa. Pondría estas dos frases cortas: 



El arte es la expresión de los mas profundos pensamientos por el camino más sencillo... Albert Einstein


La Iglesia dice: El cuerpo es una culpa. La ciencia dice: El cuerpo es una máquina. La publicidad dice: El cuerpo es un negocio. El cuerpo dice: Yo soy la fiesta. (Eduardo Galeano)



Nací una noche de tormenta, según mi madre, en el mes de enero en Buenos Aires. 
Hijo de dos familias de inmigrantes, una venida antes de la guerra civil y la otra después. 
Mi padre y mi madre se conocieron en Buenos Aires y lo que los unió fue que hablaban un mismo idioma, que era el catalán, aunque provenían de dos pueblos que en la geografía catalana están pegados, mi madre es de Rubí y mi padre de Tarrasa. Me crié en el seno de esa familia de inmigrantes hablando primero el catalán y después el castellano, de ahí también viene el dicho de que los argentinos “nacimos en los barcos”.
Después de recorrer algunas provincias, mi familia se asentó en el oeste de la argentina, donde realicé mis estudios primarios y secundarios en el marco de una provincia muy pueblerina. Mis estudios universitarios de arquitectura los realice en la provincia de San Juan. Desde que había nacido, todo el marco político del país estaba bajo el signo de los militares y al entrar en la universidad comprendí que lo que pasaba no era real, además era una época muy convulsionada donde los partidos de izquierda planteaban cambios que eran necesarios, además, en todo el mundo también existía un cambio en las grandes estructuras, me refiero a la década del 60 y 70. Fue en el 76, cuando vino el golpe militar de Videla. Toda esta etapa es conocida por nosotros como “exilio interno”, yo empecé a desarrollar distintos trabajos relacionados con el arte haciendo una evolución autodidacta en diversas ramas. En un momento dado sentía que el pueblo en que vivía no me proporcionaba nada más y decidí iniciar un viaje de rompimiento con lo anterior, mi condición de no pertenecer me venía de mis padres.
De la Argentina me fui a Chile, Paraguay, Brasil, Suiza, París, Italia, India, Egipto, Letonia, Mexico, Cuba, Paraguay, etc., hasta asentarme en Barcelona, volviendo al lugar de donde habían salido mis padres.
Actualmente resido en Suiza, donde realizo trabajos de Land Art, xilografía, instalaciones, fotografía, objetos y proyectos con diversos artistas del mundo.
Mi obra esta en colecciones privadas y publicas de Argentina, Chile, Paraguay, México, Cuba, Egipto, Suiza, España, Italia, Francia, Letonia , EE.UU



CONCEPTO

MATRICES -Combino el grabado y la pintura, sobre planchas de madera 
OBJETOS CUBA –Utilizo objetos encontrados en el espacio que viajo y los combino haciendo una lectura poética-social del país.
XILOGRAFIA – Talla en madera e impresión de Unikat
HOJAS Propuesta de Land Art sobre la fragilidad de nuestro mundo actual y la naturaleza.


KARDO KOSTA
Route Principale 38
2533 Evilard Suiza
kardokosta@hotmail.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario